viernes, 6 de noviembre de 2015

Unos datos íntimos

¡Saludos Letrilers! ¿Qué tal la primera semana de noviembre? Espero que bien, mientras tanto hoy arrancamos los viernes curiosos con unos datos que espero que os resulten interesantes. El viernes curioso de hoy trata de un elemento que solemos llevar con nosotros todos los días, seamos hombres o mujeres, niños o niñas, padres o madres o abuelos o abuelas. El viernes curioso de hoy lo vamos a centrar en la historia de la ropa interior.

El ser humano siempre ha visto necesaria una prenda íntima. Antiguamente, los calzoncillos eran largos pero tenían otro nombre, un nombre que muchos conoceréis: " Taparrabos ". El faraón Tutankamón, por ejemplo, fue enterrado con 145 taparrabos. Estas prendas íntimas solían elaborarse con atrapapelo, lino y algodón.

Las mujeres, en cambio, en la antigüedad más terrenal, solían portar prendas como el zóster, una larga banda de paño bordada y confeccionada en lino, que las jóvenes solteras se colocaban en la cintura; o el apodesmo, el cual les cubría los pechos.

unos-datos-intimos-la-historia-de-la-ropa-interior-curiosidades-interesantes-blogs-bloggerPuede que los egipcios empezasen a destacar la necesidad de unas prendas imprescindibles en cualquier vestimenta, pero más adelante fue la cultura grecolatina la principal precursora del uso de la ropa interior, tal y como podemos comprobar con la mitología griega. Homero, por ejemplo, ya narraba en sus escritos cómo Afrodita cedió el ceñidor con el cual esculpía su bella figura a Hera para la reconquista de Zeus. La mujer griega solía hacer uso de la fascia pectoralis, una banda de tela o de piel para sujetar los pechos; y el strophium, una banda estrecha que sujetaba el pecho, aunque ésta última se colocaba sobre la vestimenta a modo de cinturón.

Siendo la ropa interior un elemento básico de la cultura griega no es de extrañar que los romanos acabaran adoptando esa costumbre. Las mujeres romanas utilizaban indutus o indumenta (ropa interior) fabricada en lino o en cuero. El subligar o subligaculum, una especie de braguitas, y la subucula, una túnica interior similar a una camiseta de algodón o lana utilizada también como camisón, han llegado hasta nuestros días a través de mosaicos, frescos y estatuas de la antigüedad.

El final del imperio romano nos lleva a la Edad Media, época en la que se le quitó importancia al uso de la ropa interior. La razón era muy sencilla: los primeros fieles cristianos prohibían que las mujeres exhibiesen su cuerpo, con lo cual, el uso de las prendas íntimas lo veían absurdo. En la Edad Media hasta los médicos creían que lavar a menudo las zonas íntimas femeninas, o cubrirlas, era dañino, por lo que recomendaban “mantenerlas aireadas” para que su humedad natural no las pudriera. Obviamente las mantenían aireadas bajo las faldas.

Entonces, ¿Cuándo se inventó la ropa interior que usamos actualmente? Respecto a las prendas íntimas femeninas, los sujetadores no se inventaron hasta muchos siglos después. En 1913, una mujer de Nueva York llamada Mary Phelps Jacob hizo el primer sujetador de la historia anudando dos pañuelos con un lazo. Estas prendas, al principio, las fabricaba solo para familiares y amigas pero al cabo de un año patentó su diseño.

unos-datos-intimos-la-historia-de-la-ropa-interior-curiosidades-interesantes-blogs-bloggerRespecto a los hombres, los calzoncillos modernos (es decir, los cortos) se vendieron por primera vez el 19 de enero de 1935 en Chicago. La empresa que los fabricaba los llamó "jockeys ". Los llamaron así por la palabra en inglés para los suspensorios, que sujetan los testículos.

Y aquí acaba la historia de la ropa interior ¿La conocíais? ¿Ha sido de vuestro interés? No os olvidéis de ponerlo en los comentarios, yo los responderé encantada :)