jueves, 16 de julio de 2015

¿Volveremos a la censura?

Se que parece que creo que todo lo que hace esta mujer está mal, se que parece que estoy en su contra; no obstante, las acciones que lleva a cabo solo me dan motivos para estarlo. Estoy hablando, una vez más, de Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid que, este miércoles, ha llevado a cabo una acción que puede afectar a la libertad de expresión de tanto los periodistas como de los medios de comunicación: la web Versión Original.


Esta web se ha creado con la pretensión de desmentir y matizar informaciones aparecidas en los medios, puesto que la primera édil y su equipo consideran que en muchas ocasiones se les interpreta de forma inadecuada, "mi afán es que sea un elemento más para enriquecer la información" ha declarado la jueza. Además, este espacio virtual no admite comentarios, unicamente se puede leer lo desmentido, sin poder contradecirlo ¿Es esta una manera de defender la libertad de expresión?

Muchos no lo consideran así y piden que la página sea cerrada lo más rápido posible, "no puede pretender que su verdad sea la única verdad" afirmó la Asociación de la Prensa en Madrid (APM), a la que se suma la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y dirigentes políticos como Esperanza Aguirre o Antonio Miguel Carmona, "soy contrario a VO y defensor de la libertad de prensa. La democracia es libertad para equivocarse" ha asegurado este último.



Los periodistas nacieron para contar al mundo las noticias, para opinar sobre ellas y para denunciar, si fuese necesario, la injusticia de las mismas; de eso trata la libertad de expresión, la libertad de prensa y todo lo que va en contra de lo mencionado anteriormente solo se puede denominar de una manera: censura. Todos somos humanos, nos equivocamos en muchas ocasiones y el mundo tiene todo el derecho de tener constancia de ello, algo que Manuela Carmena y su equipo, al parecer, no logran entender. Los romanos, en su época, ya lo tenían muy claro: contra iuris civilis regulas pacta conventa non habentur, es decir, todo aquello que va contra el derecho cívil no es válido.

Si queréis saber más sobre esta página, podéis acceder a ella a través de este enlace: Versión Original