miércoles, 1 de febrero de 2017

Recomendaciones: Harry Potter y el legado maldito (J. K. Rowling)

¡Buenos días Letrilers! ¡Bienvenidos a febrero! Nos encontramos en un mes lleno de festividades, empezando por San Valentín y acabando con carnavales, por lo tanto, es un mes para estar radiantes y felices (los que no tenemos pareja también somos felices en San Valentín XD). Para dar comienzo a este ciclo de "magia" hoy os traigo un libro muy relacionado con ello: "Harry Potter y el legado maldito" de J. K. Rowling, John Tiffany y Jack Thorne.

Siendo una potterhead hasta la médula lo lógico hubiera sido que esta reseña hubiera estado hecha muchos meses atrás, pero una serie de complicaciones han hecho que no haya podido ser así. La primera de ellas fue que, al no tener dotes de ahorro, no disponía de fondos para ello. Por ese motivo, tuve que esperar hasta mi cumpleaños (diciembre) para lograrlo. El último mes del año fue el momento en el que tuve los exámenes de la universidad, lo que hizo que tardara en leerlo y, también, en compartirlo con todos vosotros. Por fin ha llegado el momento, pero, para los que no lo hayáis leído, os dejo una frase y así no tendréis la tentación de seguir y leer spoilers: mis expectaciones no han sido superadas, más bien no ha llegado a ser lo que esperaba.

En este octavo libro se nos cuenta la vida de la siguiente generación, la de los hijos de Harry, Ron, Hermione o Malfoy. Severus Potter comienza su etapa escolar en Hogwarts, frustrándose al percatarse de que es todo lo contrario a su padre, lo que le genera una gran frustración. Este hecho va a provocar que él y su amigo Scorpius se embarquen en una aventura en la que nada es lo que parece.

A PARTIR DE AQUÍ RIESGO DE SPOILERS

harry-potter-y-el-legado-maldito-j-k-rowling-john-tiffany-jack-thorne-recomendaciones-interesantes-literatura-opinion-blogs-blogger

Hay que decir que con este libro se ha querido, ante todo, mostrar un lado más humano de este universo y de sus personajes clásicos. Pese a que la acción es un elemento muy presente a lo largo de toda la historia, se nos enseña a un Harry hasta arriba de trabajo, que no es capaz de comprender a su hijo; es decir, un personaje muy diferente al resto de la saga. Gracias a esta caracterización el lector también es capaz de percibir a un Harry adulto y, por consiguiente, con problemas que corresponden a esa etapa. Asimismo, el conflicto entre padre e hijo es otro de los pilares de la obra, que nos enseña que dos personas que, a primera vista, parecen muy diferentes, tienen más elementos en común de los que creen. Severus es de Slytherin y no es tan brillante como Harry, pero, realmente, este último tampoco lo era, simplemente tenía más suerte y, en muchas ocasiones, los acontecimientos le salían bien por intereses de terceros, intereses no siempre favorables para este. Además, Severus acaba viviendo una aventura del calibre de las que vivía su padre, por lo tanto, las similitudes son evidentes.

En relación a la historia que se nos cuenta, desde mi punto de vista es entretenida. Nos encontramos con otra aventura más del universo de magia con unos cuantos giros inesperados, esto es, cuenta con toques impredecibles que a mi me han gustado. A su vez, el hecho de que haya conectado el pasado con el futuro me parece un detalle, debido a que a los lectores nos traen viejos recuerdos, viejas emociones que juntamos con las nuevas, lo que nos provoca la sensación de reencuentro con la clásica saga de magia, aunque hay elementos que, tal y como comentaré a continuación, han hecho que ese reencuentro no sea pleno.

Respecto a la razón por la que, en cierto modo, me ha acabado decepcionando es principalmente por la caracterización de los personajes. Se trata de una obra de teatro escrita por J. K. Rowling, John Tiffany y Jack Thorne, es decir, no solo la primera ha elaborado la historia y, por lo tanto,  algunos personajes resulten un tanto irreconocibles. A Ron Weasley en esta novela solo se le puede caracterizar con una palabra que yo no esperaba usar nunca con este personaje: idiota. Ron siempre ha sido el que relajaba las historias, pero era por sus despistes o por sus comentarios sin sentido, no porque se comportara indebidamente en todo momento. Estoy segura que de ser así desde el principio Hermione nunca se habría enamorado de él.

No obstante, Hermione tampoco la identificamos del todo bien. Cuando Mcgonagall riñe a Hermione por no destruir el giratiempo, uno se percata de que esa no puede ser la Hermione que todos conocemos, puesto que ella ya lo habría destruido y, si no fuera el caso, hubiera elaborado un mecanismo imposible de desarticular. Es cierto que entonces no habría historia que contar, pero creo que se debería haber respetado más a los personajes, su esencia y adaptar la historia a ella. 

Pasando a la manera en la que está escrito el libro, creo que es otro de los motivos por los que no me acaba de convencer. El hecho de que sea una obra de teatro provoca que no se puedan expresar las emociones tan intensamente como en prosa, con lo cuál, en ocasiones se me ha hecho un tanto frío. Soy consciente de que si se ha escrito para un teatro no es necesario expresarse mucho más, pero los que no hemos visto la obra nos quedamos a medias. Quizás si la viera cambiaría de opinión.

En breves palabras, se trata de un libro que, finalmente, no ha sido lo que yo esperaba, pero que me ha hecho reconectar con el maravilloso mundo de Harry Potter. Yo se la recomiendo a todos los fans de este mundo, puesto que, aunque tenga elementos decepcionantes, nos permite volver a Hogwarts, a Harry Potter, al ministerio de magia y todo aquello que nosotros tanto adoramos.

Puntuación:
puntuacion-harry-potter-y-el-legado-maldito-j-k-rowling-john-tiffany-jack-thorne-recomendaciones-interesantes-literatura-opinion-blogs-blogger

Se que he hecho una reseña un tanto larga, pero no podía contener mi mente. Independientemente de ello, ¿os ha gustado? ¿Compartís mi opinión? El espacio de los comentarios es todo vuestro :)